Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Logo de la Fundación Mediara

Sistemas alternativos y complementarios (contenidos ampliados)

Volver

El libre acceso a la justicia encuentra barreras de muy diversa índole. En primer lugar, el coste de la asistencia letrada; en segundo, los costes mismos del proceso (peritos, etc.). Por otra parte, es una realidad que el número de procesos judiciales ha aumentado considerablemente. Esto tiene diversas causas: el crecimiento de la población, las crisis económicas, la complejidad cada vez mayor de la vida social, etc.

La consecuencia en muchos casos es un retraso excesivo en la impartición de justicia, que hace ilusoria la protección jurisdiccional, y por ende el acceso a la justicia.

¿Es el poder público, por medio del Órgano Judicial, el único medio de acceso a la justicia, o es posible la utilización de medios alternativos como una herramienta eficaz para la superación de la crisis de la Administración de justicia?

Existen medios alternativos para solucionar los conflictos como son la conciliación, la mediación y el arbitraje. Estos medios tienen la ventaja de la celeridad, la inmediación, la especialización y conllevan un enorme ahorro en la actividad jurisdiccional del Estado.

No hay obstáculo alguno para que los particulares resuelvan por sí mismos su controversia, o designen un tercero para que la decida siempre que no se contravenga la moral o el orden público o los intereses soberanos del Estado. Cuando la disputa se resuelve por intervención de un tercero designado por las partes (mediador, árbitro, etc.), se está en presencia de la autocomposición.

La fundamentación de estas instituciones se encuentra en la autonomía privada reconocida por el mismo Estado para lograr la paz social en cuanto no se contraviene la soberanía o el orden público, debido a que no todas las controversias son susceptibles de arreglo por la intervención de un tercero, especialmente cuando está de por medio el interés público, ya que en este caso interviene necesariamente la jurisdicción del Estado.

Los métodos alternativos de solución de conflictos y las medidas para obtener la descongestión judicial constituyen apenas una parte del objetivo principal, que es el fortalecimiento de la administración de justicia como uno de los tres Poderes del Estado dentro de la concepción democrática, que permite el efectivo acceso a la justicia.

Los métodos alternativos de resolución de conflictos constituyen una valiosa ayuda para lograr una eficaz administración de la justicia, con lo cual se refuerza la democracia, la paz y la convivencia social. Además, el empleo de los medios alternativos de resolución de conflictos contribuye a formar una cultura de la paz, del diálogo, del arreglo por las mismas partes involucradas, lo que va a permitir desterrar la cultura del uso exagerado del litigio y de la solución de todos los conflictos a través de los Órganos del Poder Jurisdiccional.

Al proceso judicial sólo se debe llegar cuando han fracasado los medios alternativos de solución de conflictos, que son la mejor fórmula para luchar contra el formalismo excesivo, la lentitud de los procesos judiciales, los gastos que demanda el litigio, el abuso del derecho de litigar y la falta de acceso a la justicia. Aportan una modernización de la Administración de Justicia, motivada por la demanda de la sociedad, acercándola al ciudadano: simplificando sus trámites y abaratando sus costes.

Si esta viendo este texto es porque no tiene los Adobe Flash Player. El siguiente contenido es una tabla alternativa en formato html:

(*)
Negociación
: No existe una tercera persona, el conflicto es resuelto por las partes.
Mediación: El tercero que interviene, el/la mediador/a es un facilitador de la resolución de conflictos, ya que induce a las partes a resolver sus conflictos. No propone, excepto en cuestiones laborales.
Conciliación: Se hace más fuerte la presencia del tercero. El tercero propone soluciones a los conflictos. Las propuestas conciliatorias sólo tendrán efecto vinculante si las disposiciones son voluntarias.
Arbitraje: La presencia de un tercero es más grande, ya que se acata lo que el árbitro indica. El árbitro emite, lo que se llama "el laudo arbitral", vinculante para las partes, y tiene la misma fuerza que una sentencia.

Subir

Mapa Web

© Copyright 2011 | Fundación Pública Andaluza "Centro para la Mediación y Arbitraje de Andalucía"  |  Aviso legal y política de privacidad  |  Ayúdanos a mejorar  |  Contacto