Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Logo de la Fundación Mediara

Resolución de conflictos

El ordenamiento jurídico, a través de las normas jurídicas, tiene la misión de establecer un marco de actuación de los ciudadanos, para que éstos puedan ejercitar sus derechos respetando el ejercicio de los derechos de los demás. No obstante, muchas veces el ciudadano no cumple con esa obligación de respeto, y surge el conflicto.

Formas de resolución de conflictos:

  1. 1. Autotutela
  2. 2. Autocomposición
  3. 3. Jurisdicción

La Autotutela se constituye en aquella forma por medio de la cual se obtiene una solución de carácter privada a los conflictos sociales que puedan existir entre los individuos. Se caracteriza esta forma de solución de conflictos, por la utilización de la fuerza por parte de los individuos que son parte del respectivo conflicto. Las personas lo que buscan es hacerse justicia por sí mismas sin recurrir a un tercero para que dirima el problema.

La Autocomposición se puede definir como aquella forma por medio de la cual se da solución a los conflictos que pueden generarse entre los individuos de una sociedad, y que consiste en un acuerdo que fijan las partes involucradas(por ejemplo, el acuerdo a que llega un empleador con sus trabajadores)

Existirán situaciones en las cuales el acuerdo no es posible o bien existen intereses superiores que resguardar y en los cuales no se puede dejar a los particulares su decisión porque el Estado se ha reservado el derecho de resolver.

De allí que el Estado tenga dentro de sus funciones esenciales la obligación de prever un sistema de solución de conflictos que implica la existencia de funcionarios dedicados a esta tarea (tribunales que ejercen la función jurisdiccional) y normas que señalen la forma cómo deben ser llevados los juicios para encontrar soluciones (procedimientos judiciales) conforme al ordenamiento jurídico existente (conjunto de normas establecidas por el Estado que regulan las relaciones entre los integrantes de la comunidad y que en definitiva establecen los derechos y obligaciones de las personas).

Se denomina jurisdicción a la facultad de conocer de las causas civiles y criminales, resolverlas y hacer ejecutar lo juzgado (artículo 117.3 de la Constitución). Más sobre Jurisdicción

En términos generales, podemos señalar que los tribunales están facultados en forma exclusiva para:

A. Intervenir en los asuntos contenciosos, esto es, aquellos que implican la existencia de un conflicto. Se distinguen tres atribuciones:

a) Conocer de las causas civiles y criminales.

Sólo los tribunales señalados por la ley pueden intervenir en la resolución de conflictos que se susciten entre los particulares o entre éstos y la administración del Estado, oír a las partes contendientes, recibir las pruebas, decretar las medidas necesarias para la marcha del juicio. En definitiva, tramitar el juicio.

b) Resolverlas.

Un tribunal debe necesariamente pronunciarse, fallar, sentenciar todos los asuntos de que conozca. Al respecto la Constitución establece que reclamada la intervención de un tribunal en la forma legal y en asuntos para los que esté facultado conocer, no puede excusarse de ejercer su autoridad ni aún por falta de ley que resuelva la contienda o asunto sometido a su decisión.

En caso de existir un vacío en la legislación, esto es, que no haya un precepto legal que regule una situación concreta, el tribunal debe decidir por analogía o bien, según los principios de la equidad.
c) Hacer ejecutar lo juzgado.

El tribunal no sólo puede conocer y resolver conflictos, sino que además, está facultado para hacer cumplir su decisión, la sentencia. Esta atribución se denomina "imperio". La Constitución señala que los tribunales ordinarios y especiales que forman parte del poder judicial, para hacer ejecutar sus resoluciones y practicar o hacer practicar los actos de instrucción que decreten, pueden impartir órdenes directas a la fuerza pública o ejercer los medios de acción conducentes de que dispusieren.

B. Conocer de los asuntos no contenciosos o actos de jurisdicción voluntaria.

Corresponde a los tribunales intervenir en todos los actos no contenciosos en que una ley expresa requiera su intervención. La legislación define los actos judiciales no contenciosos como aquellos que requieren la intervención del juez y en que no se promueve contienda alguna entre partes, esto es, que no exista un conflicto (por ejemplo, el acogimiento de menores y la adopción). Sin embargo, si alguien se opone a la gestión, ella pasa a ser un asunto contencioso.

En resumen, el Estado, a la vez que dicta una serie de normas que constituyen nuestro ordenamiento jurídico, debe, al mismo tiempo, proporcionar los medios necesarios para asegurar su cumplimiento, solucionando los posibles conflictos que se planteen entre los ciudadanos, o entre éstos y las administraciones públicas.

Los  ciudadanos en el ejercicio de su libertad, pueden intentar resolver sus conflictos de forma amistosa sin tener que llegar a los tribunales. Estos medios alternativos de resolución de conflictos son: la CONCILIACION, la MEDIACION y el ARBITRAJE.

Subir

Mapa Web

© Copyright 2011 | Fundación Pública Andaluza "Centro para la Mediación y Arbitraje de Andalucía"  |  Aviso legal y política de privacidad  |  Ayúdanos a mejorar  |  Contacto