Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Logo de la Fundación Mediara

Sobre los Juzgados que ofrecen mediación familiar como proyectos piloto

El Consejo General del Poder Judicial fomenta la mediación familiar a través de la inclusión de los juzgados que voluntariamente así lo soliciten al Servicio de Planificación y Análisis de la Actividad Judicial. En Andalucía, la ciudadanía dispone de mediación familiar intrajudicial en los juzgados que aquí mostramos.

En estos casos, el proceso de mediación familiar intrajudicial puede iniciarse antes, durante el proceso judicial o una vez concluido éste por sentencia firme.

El procedimiento está regulado en los Art. 20 y siguientes de la Ley 1/2009 de Mediación familiar)

El Consejo General del Poder Judicial elaboró un protocolo de actuación para implantar la mediación en los juzgados de familia. Os proponemos un extracto del protocolo, junto con un esquema del procedimiento de mediación según la Ley andaluza 1/2009.

El protocolo íntegro está disponible en el siguiente enlace:
http://www.poderjudicial.es/...

Protocolo de implantación de la mediación familiar intrajudicial en los juzgados que conocen de procesos de familias

Importante: Cualquier persona que haya iniciado un procedimiento judicial puede solicitar la mediación familiar de forma voluntaria y ha de ser aceptado por ambas partes.

El primer paso desde el Juzgado es elaborar un protocolo para implantar la mediación familiar intrajudicial en el juzgado. Puede tener como base la propuesta del CGPJ, o puede realizar significativas variaciones, al no tener regulación específica a la que someterse.

El Juzgado deberá siempre tener en cuenta el marco jurídico de la mediación familiar:

  • Recomendación 1/1198 del Consejo de Europa sobre mediación familiar.
  • Directiva Europea sobre mediación civil y mercantil (Diario Oficial UE de 24 de mayo de 2008).
  • Reglamento (CE) 2201/2003 sobre responsabilidad parental y su guía de buenas prácticas.
  • Ley de Enjuiciamiento Civil: arts. 770-7ª, 777.2 y Disposición Final 3ª.
  • Código Civil, art. 158-4.
  • Código de Familia de Cataluña, art. 79.
  • Ley 1/2009 de 27 de febrero reguladora de la Mediación Familiar  para la Comunidad Autónoma de Andalucía.
  • Decreto 37/2012 de 21 de febrero que aprueba el Reglamento de Desarrollo de la Ley 1/2009.

LOS ELEMENTOS BÁSICOS PARA LA IMPLANTACIÓN DE LA MEDIACIÓN INTRAJUDICIAL.
1. El Juez/la Jueza: desempeña el papel esencial en la implantación de la mediación en el juzgado, pues es el titular quién debe promover y facilitar de forma activa y comprometida cualquier iniciativa de mediación intrajudicial.
2. El Equipo de mediación: ha de tener la formación, experiencia y profesionalidad contrastada.
3. Convenio de colaboración: aunque no es imprescindible, si se recomienda firmar un convenio suscrito por:

  • el Juez o Jueza titular del Juzgado interesado.
  • el Equipo de mediación, u organismo administrativo que soporta la iniciativa (Consejería, Ayuntamiento, Diputación).

4. Otros órganos necesarios en la mediación familiar:

  • Secretario y oficina judicial, con funciones de información, control administrativo, conexión con el centro de mediación, citación de las partes.
  • El Equipo psicosocial, que intervendrá de forma activa en el impulso de la mediación. Si el personal está formado en mediación, podrá llevar a cabo las mediaciones.
  • El Ministerio Fiscal, con un papel determinante en mediación, sobre todo en la protección de los menores y separación o divorcio con hijos/hijas menores o con discapacidad.

5. La información y divulgación en el Juzgado resulta fundamental, a través de dípticos o folletos informativos,  así como la información a los letrados de las partes, en beneficio de los intereses de las partes  a las que representan. También la Primera Sesión Informativa Presencial resulta de gran utilidad para mostrar las ventajas de la mediación a las partes.

La PSIP (Primera Sesión Informativa Presencial):

  • La efectúa el Juez en resolución judicial para que acudan las partes.

El juzgado deberá remitir una ficha al equipo de mediación con los datos mínimos para hacer una sesión informativa.
Se recomienda realizar esta PSIP en el proceso principal declarativo, aunque también podrá realizarse esta derivación en el acto de comparecencia o en el auto de medidas provisionales previas. También en la fase de ejecución de Sentencia, aunque dependiendo de los asuntos.

  • Asuntos susceptibles de ser derivados a PSIP: Todos los asuntos en los procedimientos de familia pueden ser mediados, aunque en la primera fase, se podrán contemplar los asuntos en los que exista controversia en medidas de carácter personal: guarda y custodia, visitas, controversias sobre patria potestad, etc.
  • A la PSIP deberán acudir  las dos partes, y pueden acompañarles sus letrados.
  • Por ley se excluye como asunto sobre el que mediar los casos de violencia de género.
  • Posibilidades de resultado en la PSIP:
      • Que la pareja no asista a la sesión informativa. Sigue el cauce ordinario del proceso judicial
      • Que la pareja asista, sea informada y no acepte. En este caso continúa el proceso por los cauces ordinarios judiciales.
      • Que la pareja acepte acudir a mediación, en cuyo caso se deriva al servicio de mediación y se dicta un auto en el que se acuerda la suspensión del proceso judicial.
    • COMIENZA LA INTERVENCIÓN DEL EQUIPO DE MEDIACIÓN:
      • Acuerdo por escrito de ambas partes para someterse al proceso de mediación.
      • Sesiones de mediación. La ley contempla un tiempo determinado, aunque si el equipo lo estima conveniente, podrá ampliarse el plazo.

Todo lo anterior refleja de forma simplificada cómo sería el desarrollo de la mediación en un proceso de separación/divorcio. Pero es conveniente subrayar que, cuando una pareja casada decide iniciar un proceso de separación o divorcio, pueden darse dos situaciones:

  • Que el proceso sea iniciado de mutuo acuerdo o a instancia de una de las partes con el consentimiento de la otra.
  • Que no haya ningún tipo de acuerdo, en cuyo caso, la separación/divorcio sigue el procedimiento jurídico contencioso.

En el primer punto es donde debemos fijar nuestra atención, pues en ese procedimiento donde el mutuo acuerdo es posible, es donde concurren dos figuras que pueden confundirse: el Convenio Regulador y el Acuerdo de Mediación.
El Convenio Regulador está regulado en el artículo 90 del Código Civil, y como tal deberá contener unos acuerdos mínimos para las partes en la separación o divorcio. Esta figura recogerá:

  • La persona a la que se le atribuye la patria potestad de hijos e hijas, el régimen de visitas, la comunicación y estancia de éstos con el progenitor que no viva con ellos.
  • La atribución del uso de la vivienda familiar.
  • La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como las bases de actualización y garantías.
  • La liquidación del régimen económico del matrimonio.
  • La pensión que corresponda a uno de los cónyuges.

Estos acuerdos reflejados en el Convenio Regulador deberán ser aprobados por el Juez, el cual deberá garantizar los intereses de los menores implicados, así como deberá prestar especial interés en que una de las partes no sea gravemente perjudicada por este Convenio. En ese caso, el Juez es el garante del cumplimiento de los instrumentos que nuestro Ordenamiento Jurídico se ha dotado para los casos de separación y/o divorcio.

Sin embargo, en los procesos de mutuo acuerdo, la mediación tiende a la figura del Acuerdo con una estructura menos rígida, más flexible; son las partes, por sí solas (aunque conducidas por la figura de la persona mediadora) las que toman las decisiones, y el acuerdo alcanzado (sobre el todo o sobre algunas cuestiones) tiene como fundamento el que ambas partes ganan, desechando la premisa de “un solo ganador” en el conflicto.

Terminado el proceso de mediación, el equipo envía el expediente al Juzgado, para que sea tenido en cuenta por el Juez, y dicte sentencia. Por lo general, el Juez suscribe el acuerdo al que llegaron las partes, pero si apreciara que en el proceso una de las partes no ha tenido una posición equilibrada, podrá invalidar el acuerdo. En el caso de que ambas partes llegaran a un acuerdo parcial, el Juzgado tendrá en cuenta el acuerdo y decide para el resto de asuntos en los que no se llegó a acuerdo o no fueron incluidos en la mediación. Si hubiera desestimiento libre y voluntario por una de las partes, el equipo mediador remite el expediente de mediación al Juzgado, y sigue el procedimiento judicial contencioso. Si la persona mediadora renunciara a la mediación, deberá remitir un informe justificando los motivos por los que renuncia a la mediación. Dependiendo de las motivaciones, el titular del Juzgado volverá a ofrecer la mediación a las partes, o continuaría el proceso judicial contencioso.

En cualquier caso, la mediación familiar concluye, el Juez revisa todos los acuerdos y dicta Sentencia sobre todo el proceso de separación/divorcio (que incluirá el acuerdo adoptado en el proceso de mediación, con la forma de Convenio Regulador).

Si en el proceso de mediación por separación y/o divorcio hubiera menores, el acuerdo de mediación deberá remitirse al Ministerio Fiscal para que éste emita el informe preceptivo velando por los intereses de los menores. Finalmente  será el Juez quien con todos los informes, emita la sentencia que finaliza la separación/divorcio.
Mediación Familiar

Volver

Subir

Mapa Web

© Copyright 2011 | Fundación Pública Andaluza "Centro para la Mediación y Arbitraje de Andalucía"  |  Aviso legal y política de privacidad  |  Ayúdanos a mejorar  |  Contacto