Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +

Logo de la Fundación Mediara

Arbitraje institucional y Arbitraje "Ad hoc"

Arbitraje InstitucionalLas ventajas del arbitraje para resolver controversias sobre los procedimientos judiciales son conocidas ampliamente: la rapidez, menor coste económico, flexibilidad del procedimiento, confidencialidad, especialización de los árbitros, etc.
Quien acude al arbitraje puede decidir: acceder al arbitraje institucional o acceder al arbitraje "ad hoc". En el primer caso, las partes designan a una institución arbitral para que administre el arbitraje. Las instituciones arbitrales tienen dictadas reglas y procedimientos preestablecidos. En el segundo, el arbitraje "ad hoc" o no administrado por ninguna institución, se elige para un arbitraje determinado, el cual es administrado por los propios árbitros.

El arbitraje institucional vio su desarrollo el pasado siglo, relacionado directamente con la las transacciones comerciales internacionales, para responder a las demandas de los operadores del comercio que deseaban obtener una solución de los eventuales conflictos fuera de los tribunales ordinarios, al margen del territorio de las partes y por personas de reconocida solvencia y experiencia en los temas objeto de controversia.

Las instituciones internacionales para el arbitraje comercial internacional más importantes son la Cámara de Comercio Internacional (CCI), la London Court of International Arbitration (LCIA) y la American Arbitration Association (AAA).

  • Corte de Arbitraje

    Se denomina “Corte Arbitral” a la institución administradora de arbitrajes realizan principalmente, funciones administrativas y de apoyo  al procedimiento arbitral. También participan en el nombramiento de los árbitros, la determinación de la sede del arbitraje cuando las partes no la hayan designado y en la fijación de honorarios de los árbitros. Las funciones jurisdiccionales las desempeñan personas físicas que se denominan “árbitros". Cuando actúan colegiadamente, los árbitros forman un "Tribunal Arbitral".

    A través del procedimiento de Arbitraje, las instituciones arbitrales  resuelven, los litigios y controversias que surgen en el desempeño de la actividad mercantil fundamentalmente, contribuyendo de manera determinante a la falta de acumulación de asuntos en la Administración de Justicia, todo ello avalado por la preparación y profesionalidad de los miembros y árbitros de la Corte, así como por la fuerza legal que tiene la sentencia arbitral (laudo).

  • ¿Cómo suelen someterse las partes al arbitraje en caso de litigio?

    Es habitual que en los contratos se incluya la denominada clausula o convenio arbitral:

    "Las partes intervinientes acuerdan que todo litigio, discrepancia, cuestión o reclamación resultante de la ejecución o interpretación del presente contrato o relacionado con él, directa o indirectamente, se resolverán definitivamente mediante arbitraje en el marco de la Corte de Arbitraje […], a la que se encomienda la administración del arbitraje y la designación de árbitros de acuerdo con su Reglamento y Estatutos. Igualmente, las partes hacen constar expresamente su compromiso de cumplir el laudo arbitral que se dicte".
  • ¿Dónde se pueden encontrar las Cortes de Arbitraje?

    Las principales cortes arbitrales españolas están ligadas a las cámaras de comercio industria y navegación y a los colegios de abogados.

    La Corte Española de Arbitraje (adscrita al Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Industria y Navegación) administra y lleva a cabo aquellos arbitrajes de carácter comercial que le sean sometidos por las partes, de cualquier área del mundo y prácticamente en todos los sectores económicos.

    La Corte Española de Arbitraje puede realizar arbitrajes tanto en derecho como en equidad, contribuyendo a resolver de forma definitiva las diferencias que las partes en litigio le hayan sometido, suscribiendo previamente el convenio arbitral.

    La competencia para la realización de estas funciones ha sido otorgada por el Gobierno Español en virtud de la Ley 3/1993, de 22 de Marzo, Básica de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación.

    Las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria y Navegación españolas con su red de más de 40 Cortes y Tribunales de Arbitraje unidas a la Corte Española, adscrita a su Consejo Superior, como pioneras en materia de arbitraje mercantil desean seguir prestando a la colectividad empresarial y profesional, ésta clase de servicios cualificados que contribuyan al desarrollo del comercio, la industria y los servicios desde España hasta el exterior.

    A través del procedimiento de Arbitraje, las Cámara de Comercio, Industria y Navegación, resuelven de manera ágil, económica, eficaz, rápida y segura, los litigios y controversias que surgen en el desempeño de la actividad mercantil, contribuyendo de manera determinante a la falta de acumulación de asuntos en la Administración de Justicia, todo ello avalado por  la preparación y profesionalidad de los miembros y árbitros de la Corte, así como por la fuerza legal que tiene la sentencia arbitral (laudo).

  • ¿Qué fuerza tiene la decisión del árbitro?

    El laudo arbitral se equipara a la sentencia en cuanto a su validez y eficacia, obligando a la parte condenada a cumplir la decisión emitida por el árbitro.

  • ¿Qué gastos implica un arbitraje?

    En un arbitraje es necesario sufragar los honorarios del árbitro y los gastos administrativos fijados por la Corte, según el arancel previsto en su reglamento. Es importante conocer que el árbitro devenga honorarios solamente en tanto se encuentre participando en un arbitraje.

  • ¿Qué fases tiene el procedimiento de Arbitraje?

    De manera genérica las fases son las siguientes:

    1. Inicio del procedimiento.
    2. Aceptación por la Corte de Arbitraje.
    3. Designación del árbitro o constitución del Tribunal Arbitral.
    4. Demanda y contestación.
    5. Intercambio de alegaciones por las partes.
    6. Proposición y práctica de pruebas.
    7. Conclusiones.
    8. Emisión del laudo arbitral poniendo fin al procedimiento correspondiente.
     
  • ¿Qué ventajas tiene el arbitraje?
    • Se solucionan conflictos.
    • Con un ahorro considerable de tiempo. En menos de seis meses para dictar el laudo.
    • Con unos gastos menores que los que supone un litigio en un Tribunal.
    • Con la imparcialidad que supone el sistema de arbitraje.
    • Con la garantía legal del laudo arbitral

Volver

Subir

Mapa Web

© Copyright 2011 | Fundación Pública Andaluza "Centro para la Mediación y Arbitraje de Andalucía"  |  Aviso legal y política de privacidad  |  Ayúdanos a mejorar  |  Contacto